viernes, 8 de octubre de 2010

A COGER RUNRUNES



Run run chupeta.
Run run chupeta.
Cantaban los chavales al atardecer, matando el aburrimiento hasta que oscureciera lo suficiente para empezar a jugar a “yágale” o a “civiles”.
Las últimas luces del día se entreveraban con las temblorosas y asustadizas bombillas del alumbrado público (sus motivos tenían para temblar tanto)…Eran los años sesenta del siglo pasado y las bombillas duraban poco. Menos. Quien más y quien menos sabía usar un “tiraó”.
Los escarabajos de San Juan (melolontha melolontha) trataban de hacer su vida y volaban en busca de alguna plantación que llevarse a la boca, sin imaginar lo aburridos que estaban quienes ya “habían terminado” con las tareas escolares.
-Ira, un run run. ¿amo?
-Enga.
Se levantaban y corrían tras los “runrunes” hasta que los pillaban o se paraban asfixiados por el moco verde que taponaba sus fosas nasales desde noviembre hasta mediados de julio.
La persecución no terminaría hasta que hubiese quórum para jugar al yágale. Mientras, corrían cantando tras los escarabajos voladores…
Run run chupeta
Run run chupeta
( Dedicado a mi amigo Juan Mellado, por insuflarme ánimos para escribir tonteridas en mis días de aburrimiento extremo)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...