lunes, 17 de enero de 2011

TARZÁN EN LA HIGUERA DE PEPÍN



La fachada del Gran Cinema estaba recién blanqueada y los albañiles recogían desconchados en el interior del cine de verano. Las puertas estaban de par en par, como si hubiera terminado la función de los sábados. Las carteleras descansaban recién clavadas en el interior del patio de butacas esperando que secara la pared. Antonio retiró los carteles de los fotogramas sobrantes y clavó el rótulo de "próximamente" sobre el marco del tablero.
-Primo, trae aquella tira de cartulina del mostrador; la que pone "autorizada para todos los públicos".
Carmelo se vio dentro del cine, ayudando a montar una de las carteleras a un primo de su padre. Venía del colegio tirando piedras con sus amigos y firmaron una tregua para ver cómo preparaban el cine para la temporada de verano.
Entró, cogió el rótulo del mostrador del ambigú y se lo acercó a El Bizco.
-Primo, ¿cuándo abren el cine?
Antonio permaneció de rodillas mientras clavaba el "autorizada" tratando de sujetar el resto del letrero con la mano del martillo.
-¿Dónde coño se habrá metío el niño? A ver, hijo, aguanta tú aquí un momento.
Carmelo miraba las fotos con los ojos más abiertos que la boca y se agachó para sujetar el rótulo.
Antonio le informó que aún faltaban un par de semanas para comenzar porque el maquinista aún no había terminado de montar las máquinas de proyeción.
-Ahora estamos preparándolo todo. Tenemos que blanquear, arreglar las butacas, fregarlas; poner a punto los cuartos de baño, el ambigú...
Carmelo hizo un gesto a sus amigos de apedreo para que se acercasen a la cartelera yacente. Todos se embobaron viendo la exposición de fotogramas de "Tarzán en Nueva York".
De la parte de los servicios se acercaba un mozo con paso tranquilo. El Bizco le gritó con desesperación.
-¡Millán!¿Dónde coño te metes?
-¡Ni cagar puede uno!
-Nos vamos, primo.-se despidió Carmelo.


                                                          ***

La cartelera aguantó en la misma alcayata desde mediados de junio hasta el primer fin de semana de septiembre. Durante ese tiempo fue preciso restituirle un par de fotogramas que habían desaparecido de la exposición  por arte de birlibirloque. Las fotos supervivientes tenían un color de chochomona que contrastaba descaradamente con los dos flamantes fotogramas acharolados.
Guillermo y Emilio también desgastaban las carteleras de Tarzán en Nueva York, de tanto mirarlas, y tenían a toda la familia Olave aburrida de preguntarles por la fecha del estreno. José Luis, Paco, María Luisa, Cari, María del Carmen...siempre sonreían y contestaban con un "ya falta menos".
A Emilio no se le iba por alto el drama.
-El verano se va y han puesto todas las películas menos la de Tarzán en Nueva York.
Guillermo cogió carrerilla y saltó hasta lograr asirse de una de las ramas principales del moral de la esquina de don José Caballero, frente a La Plancha. Motivado de tanto ver las carteleras de Tarzán, siguió trepando casi hasta la copa, moneando como Chita. Miró al frente y no dijo ¡eureka! porque nunca lo había oído decir.
-¡Quillo!¡Desde aquí se ve el cine!¡La pantalla entera!
A Emilio le faltó el tiempo para emular a su primo y se acomodó sobre otra rama.
-¡Sube, Carmelo! Desde esta palanca también se ve toda la pantalla.
Carmelo subió y buscó acomodo en la palanca que quedaba libre. La pantalla pillaba algo lejos, pero se veía al completo.
Durante el resto del verano disfrutaron de una novedosa manera de ver el cine de válvula, aunque la acústica no era muy buena por mor del trasiego de gente a sus pies y del viento variable. Las risas estaban garantizadas aunque la película fuese de terror.


Lucas, los aguilitas, los cascarillas y su primo Dominguito, el Mancebo, habían descubierto otra veta para ver el cine gratis desde el exterior.
En el campo de Pepín Sánchez, que lindaba con la tapia lateral del Gran Cinema, había una higuera jaquetona de brevas negras. Era una higuera de tres cosechas: las brevas, los higos y, entremedias, el cine durante todo el verano. Desde sus ramas más altas se podía vislumbrar la pantalla del cine si se sabía mirar entre los cañizos.La pantalla se veía sesgada, pero se oía bien y sobraba imaginación para añadir a la mente lo que el ojo no lograba acercar al cerebro.
Carmelo cuadrapeó algunas películas a caballo entre la higuera y el moral. Lo que oía en una no lo veía en la otra, y viceversa. No vio una película en condiciones en todo el verano pero disfrutó haciendo el tarzán de árbol en árbol. El cine le daba igual.

32 comentarios:

  1. Bonita narración, creo que es parte de alguna novela o cuento, ¿O no? Ahora que mencionas lo del cine gratis, me acuerdo que cuando eramos niños, (vivíamos en México D.F.) mis hermanos y yo, íbamos a un cine en el centro de la ciudad mexicana. No se como encontramos una entrada en un piso superior, del edificio en dónde se encontraba en cine y no ¡faltaba más! encontramos el medio para ver cine gratis cuantas veces quisiéramos. ¡Dios mío! Las travesuras de chicos.

    Un gusto pasar por tu espacio.

    fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado tu narración, yo desde mi infancia he visto mucho cine, mi padre nos llevaba a ver las películas autorizadas, y me gustaba y gusta mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué nostalgia, de aquellos tiempos de la infancia en que las pantallas aun "de verdad" y no de juguete, que hasta se podía seguir mejor o peor la pelicula desde la higuera. Sí que eran gran cinema, pero ya casi no quedan de aquellos cines. Cada vez se fueron convirtiendo en salas mas pequeñas, hasta acabar devoradas por televisores y PCs. Y no es lo mismo. El cine agoniza, y yo, como aficionada, lo lamento profundamente. Me gustan los cines antiguos y las peliculas antiguas, aquellas de las decadas doradas de Hollywood.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Pasto, no sabes cuántos recuerdos me has traído del "Cine de los Martínez" de mi pueblo. En realidad se llamaba Cinema Jardín, pero nadie jamás usó ese nombre. Todos lo llamábamos por el apellido de los dueños, que eran hermanos.

    Tengo que escribir sobre él. Lo haré un día de estos, porque forma parte de una infancia feliz e imborrable.

    Me encantan estos relatos tuyos donde no sé cómo lo consigues, pero siempre acabo recordando cosas vividas, objetos familiares de mi niñez, objetos y costumbres típicas en los pueblos y detalles familiares que me evocan el pasado con mucho cariño.

    Tu blog es un cofre de recuerdos dorados que visualizo como en blanco y negro... ¡Me gusta!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pasto no me te puedasimaginar que recuerdos, eres el doble de un gran amigo, y uffffffffff que alucinacion. SALUDOS perdona no te sientas molesto

    ResponderEliminar
  6. ¡Joder pasto! que recuerdo me trae, tanto la higuera, como el moral, en el moral, se veía bastante bien, pero salía una con más arañones, ¡¡como si se hubiera peleado uno con una piara gato!!, y en la higuera, cuando se refregaba uno por las hojas, con esas especie de leche que soltaba, ("que picaba muy poco") llegaba uno a su casa todo lleno de verdugones, pero eso no quita lo bien que nos lo pasábamos viendo el cine de válvula…Un saludo…TONY

    ResponderEliminar
  7. Una preciosa historia de la infancia rural de entonces. Me recuerda a todas las películas contínuas que me veía con mis primos cuando iba a visitarles a su pueblo. Cuanta envidia me daba su forma de vida, enseguida me convertía en una guerrillera a su lado. El hecho de ser chica no importaba, que también llevaba pantalones. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Como somos bem recebidos em seu site.
    Vós são o sal da terra e a luz do mundo..
    Certamente aquele que cre em mim vivera assim disse Jesus.
    Estou seguindo seu site com muito carinho convido a seguir o meu.
    Um pedido ore pela nação brasileira.
    Um abraço carinhoso,Evanir.
    www.fonte-amor.zip.net

    ResponderEliminar
  9. HISTORIAS QUE SOLO EN LOS PUEBLOS SE VIVÍAN, QUE ALEGRES, INOLVIDABLES...
    QUE BONITA INFANCIA.
    TE ABRAZO QUERIDO PASTO

    ResponderEliminar
  10. Pasto,veo que todos hemos ido al cine de niños y hemos disfrutado de lo lindo.Nosotros íbamos al cine "La Salle"los domingos y a veces veíamos las películas 2 y 3 veces.CUÁNTO HEMOS APRENDIDO DE LA PANTALLA,QUE ERA UN LIBRO ABIERTO...!
    Mi felicitación por tu constancia y animosidad,que a todos nos llega y nos invita a recordar.Mi abrazo grande siempre,amigo.
    M.JESÚS

    ResponderEliminar
  11. Qué de recuerdos, Pasto al leer tu excelente narración, amigo.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    Besos. María.

    ResponderEliminar
  12. Hola:

    Mientras leía está narración , escuchando el canto de fondo del pajarillos, imaginaba un pueblo, con la ilusión de los años 50-60, por ejemplo de tiempo del libro El Camino,de Miguel Delives o bien La guerra de los botones.
    Los chiquillos tirando piedras, ccn sus motes.
    y las sencillas ilusiones de una tarde de cine, con merienda incluida.

    Me ha encantado este relato.

    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  13. Agradeço a sua visita e a sua amabilidade de me seguir irei fazer o mesmo, amor com amor se paga.
    Beijinho de luz e paz em sua alma.

    ResponderEliminar
  14. muy buen relato , Felicitaciones
    gracias por la huella
    sé siempre Bienvenido

    acá el cine a la luz de las estrellas aún se da en época de verano en algunos pueblos del sur,y en eventos de carácter masivo... pero ya son los menos, hace ya mucho tiempo que el cine tiene su metro cuadrado bien definido además de su entrada

    un abrazo desde Chile

    ResponderEliminar
  15. Yo no era como el Tony que veia el cine de valvula yo entraba gratis con mis niños del Hogar jajaja.¡Que veranos aquellos¡el olor a dulce de algodon y el chasquear de las pipas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola Pasto, qué sorpresa con tu entrada, muy buena narrativa y muy buenos recuerdos han acudido a mi mente,¡Ah cines, cines!!yo ya me despedí de ellos hace casi 20 años desde que soy monja , pero ya iban de capa caída , las salas se convirtieron en multicines...todo cambia.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  17. Bienvenido a mi blog,amigo...
    Muchas gracias por tus palabras.

    Ya pasaré con tiempo a leerte, con la calma que lo merece.

    Abrazos desde Chile.

    ResponderEliminar
  18. Que bonito Pasto.

    He recalado en tu blog porque he visto tu comentario en la bitácora de una amiga y me ha picado la curiosidad. La verdad lo que he leido me ha gustado muchísimo, pues es un relato muy bien contado a la par que evocador de recuerdos.

    Un abrazo. Te sigo.

    Alicia

    ResponderEliminar
  19. HOLAAAA!! CÓMO ESTÁS.
    TE VENGO A TRAER LA INVITACIÓN PARA RETIRAR UN MERECIDO PREMIO QUE TE ESPERA EN MI BLOG:
    http://entrelosrincones.blogspot.com/

    ABRAZOS!!!

    PATRY

    ResponderEliminar
  20. ¡Que tiempos y que películas!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Pasto os dejo
    un abrazo y felíz domingo!!

    ResponderEliminar
  22. Olá amigo é um prazer vir aqui te ler e escutar o canto dos passarinhos e os sons da natureza,
    beijinhos de luz e muita paz, tenha um lindo fim de semana

    ResponderEliminar
  23. Una entretenida historia que me trae recuerdos parecidos de mi infancia, cuando trepábamos a unos castillos de madera para desde allí poder ver las películas que nos estaban vedadas por ser para mayores.

    ResponderEliminar
  24. Me has traido a la memoria aquellos días de cine que mi tío Paco me llevaba a ver cualquier película. teníamos que caminar varios Km. para llegar, pero disfrutaba como la enana que era, no recuerdo bién si por la emoción de ver el cine, o por disfrutar del paseo con mi tío.

    Una entrada maravillosa, te felicito.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  25. Hola, Pasto,
    Me alegro ver tu blog. Me gusta mucho. Enhorabuena. Eres muy creativo y dinamico.

    Gracias por haber sido seguidor de mi blog. Invita tambien a tus amigos de visitarnos aqui en:
    www.llamadosmcs.blogspot.com

    Te deseo muchos visitantes en los días que vienen...
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  26. Bonita naración...felicidades...

    Gracias por tu visita y apoyo.

    Un saludo,Vega Pasión.

    ResponderEliminar
  27. Muy bonita y tierna historia,Los personajes son encantadores. La imaginación de los niños no tiene limites.

    Un beso con abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Un gusto visitarte, me gusta como escribes ..
    seguiré recorriendo.
    Un abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
  29. HOLA AMIG@, HOY A ARRIBADO A MI "RINCÓN..." EL AMIGO NUMERO 200.
    EN AGRADECIMIENTO A TODOS TENGO UN HUMILDE PRESENTE QUE LOS ESPERA.

    TE ESPERO EN: http://premiosdelrincon.blogspot.com/

    ABRAZOS LUMINOSOS!!

    PATRY

    ResponderEliminar
  30. Hola amigo,dobles sesiones interminables,amor y aventuras,vientos amainando nuestros rostros,corcéles salvajes galopando hacia la eternidad,imágenes enmarcadas en fotogramas,diálogos descubriendo la palabra libertad..que recuerdos....buen día, gracias,besos cinematográficos...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...