jueves, 27 de marzo de 2014

¡ CALLA, QUE HAY ROPA TENDIDA !


Carmelo se llevó otro escopetazo cuando se acercó a la conversación. Todos callaron.

- ¡Calla, que hay ropa tendida! - dijo Pepe señalando al niño con la ceja.

El pequeño gorrión captó el gesto: lo había dicho por él. No era la primera vez que decían lo mismo cuando se acercaba a una conversación entre mayores.

- Entonces, ¿qué? ¿Queréis otro papelón de pólvora y el cañón gordo o no?

Todos notaron que había cogido lo de la "ropa tendida".

- Pelma, no te mosquees, hombre. Que sí, que queremos las dos cosas.

- Pues ya estoy hasta los cojones de tanta ropita tendía. Y del Peorro este haciendo así cada vez que llego yo.- dijo Carmelo parodiando el gesto de Pepe.

- Vale, vale. Ya no te lo digo más.- se disculpó Pepe, El Peorro.

- A ver cuando te traes ya el carburo. Tengo tres botellas de La Casera esperando.

- ¡Joé, con el Pelmacillo!- Exclamó Manolo adivinando sus intenciones.

- Yo traigo salitre y el cañón gordo. Y éste - continuó señalando despectivamente a El Peorro - me da un papelón igual de grande lleno de carburo.  Sin piedrecitas ¡eh!

-¡Trato! - firmó El Peorro levantando ligeramente el culo de la piedra.

Todos le hicieron un cerco entre risas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...