lunes, 10 de marzo de 2014

PONTE LA CARETA


- ¿Cuánto te ha costado la careta, Pelma?

- Once duros.

- ¿Y cuánto dinero llevabas?

- Once duros.

Manolo le había preguntado lo mismo varias veces. Cada vez que entraba alguien en la casa. Cada vez que cambiaba de posición en la silla de eneas. Cada vez que miraba la máscara de goma. Siempre las mismas preguntas. Siempre la misma respuesta. La situación se iba haciendo tensa a cada pregunta machacona.

- ¡Ojú, mamá! ¡Mira al Manolata este!

- Manolito, no seas pesado… ¡Cuidao con la porquería que ha comprado el niño!

- ¿Cuánto te ha costado la careta, Pelma?

- Manolo, ve con él y que la descambie.

Camelo rompió a llorar.

- ¡Ya he dicho que el tío se ha ido!

- ¡No se va a ir si se ha llevado los once duros!-Exclamó Lucas - Eso si no se ha muerto de risa.- Añadió.

- ¿No la había más fea? ¿Ni más cara?

Carmelo se había desprendido de sus ahorros en cuanto se interesó por el precio de una careta de goma.  Era la primera vez que se veía con tantos duros en el bolsillo. Y los gastó al cuarto de hora de salir de su casa, la víspera de la Virgen de Regla.

- Mañana te quedas aquí, sin salir en todo el día: encerrado.- sentenció su madre indignada.

- Ponte la careta, Pelma.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...