viernes, 10 de junio de 2011

GAVIOTAS SOBRE EL HUMILLADERO

Gaviotas sobre el Humilladero
Carmelo pasó aquella mañana por delante del Humilladero de Regla. Llevaba la talega colgada del hombro y miraba las gaviotas con los ojos entreabiertos. Faltaba poco para el mediodía y debía apresurarse con el almuerzo de su padre y de sus hermanos.
Soplaba un suave viento del suroeste que le acompañó desde la higuera del Santuario hasta que se dejó caer por detrás de Santa Clara. Desde los eucaliptos secos estuvo observando a su padre espolvoreando azufre con un saquito de esparto. Manolo cortaba cañas con un hocino y Lucas hacía rodar una bola de hierbas por un canalizo.
El Pelma no pudo resistir la tentación durante más tiempo y abrió la talega llamado por el olor del pan de cundi tierno y casi calentito. Le dio un pellizco a uno de los picos y lo dejó fundir en la boca antes de bajar por la duna en busca del portillo entre higos de sangre.
- Dice mamá que me tenéis que dar un bocaíto del de la tortilla de papas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...