lunes, 15 de enero de 2018

MANUEL (borrador)



Manuel está fatal de las piernas. Las arrastra con gran esfuerzo. Va cavando dos zanjas con las punteras de las botas y señala el suelo con la punta de su nariz porrona. Y es que ya está muy mayor para ir de un sitio a otro y las mudanzas no le sientan nada bien. Ha perdido unas hojillas en el camino pero aún conserva un hermoso ramillete de varetones repletos de hojas de terciopelo blanco y verde.

Lo ha perdido todo menos el flequillo, como si se hubiese pelado a lo Alfonso.

El abuelo se plantó con firmeza en Los Majadales Bajos. Arrimó tierra fértil a sus pies y dijo "de aquí no me mueve ni un terremoto".

Se aliaron temporales y ciclogénesis explosivas desde que Manuel cambió sus pies de sitio. Ni Emma ni Félix han podido doblegar al centenario. El viento lo encontró bien cimentado y el agua le resbaló por su cutis recién encerado.


Las aves del lugar miraban con desconfianza al recién llegado.
- ¡Qué pelón para ser tan grande!

Era el día del padre cuando la primavera regaló al viejo sus primeros nuevos brotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...