sábado, 8 de septiembre de 2012

LEO EN EL CHANZA

Leo en el nacimiento del río Chanza

Desde que llegó a Cortegana, Leo solo bebe agua de donde nace el Chanza; ya sabes, de la que brota antes de nutrir olivos, castaños y nogales. Leo es así de delicado.
Hoy hemos dado un rodeo en busca de su pilón favorito, el que mana por encima de los lavaderos que las damas cambiaron por una güestinjaus plagadita de programas.
-¿Te has cansado?
-Para nada. El camino que se recorre en buena compañía nunca cansa.
-Lo mismo digo, amigo. Además, menos mal que fue ella quien cayó.
-Menos mal.
-Si hubieses caído tú, o yo, aún nos estaría quitando briznas del culete.
-Supimos contener la risa, campeón.
-Yo me aparté un buen rato del sendero.¿Lo recuerdas?
-Sí. Cuando pasábamos junto a los castaños.
-Fui a echar unas risas.
-Supuse algo así. Yo me alivié cuando bebías agua.
-Me mosqueé. Pensé que te reías de mí.
-¿Por eso me mordiste cuando te quitaba el collar?
-¡Hummm!
-Mamón.




Dedicado a nuestra acompañante.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...